Pe. Donnell Kirchner, CSSR

Paroquia de San Geraldo

Quien segue Jesus y vive  bajo la inspiracion del Espiritu Santo produce frutos y resultados de su vivencia.  Su vida es marcada por obras que muestram que alguna cosa diferente esta’ sucediendo en el  interior de la persona. 

Una manera de saber si estamos viviendo la fe cristiana es practicar las Obras Corporales de Misericordia, pues es un senal visible que Cristro vive en nuestros corazones. 

La lista de las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales especialmente en dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y a los presos, enterrar a los muertos (cf Mt 25,31-46). Entre estas obras, la limosna hecha a los pobres es uno de los principales testimonios de la caridad fraterna; es también una práctica de justicia que agrada a Dios, inspiradas en los trechos del Evangelio de San Mateo acerca del Juicio Final (cf. 25/31-46).

Dar de comer al hambriento.   En los tiempios atuais,  cuando la mayor parte de la  humanidad viven en cuidades y no mas en el campo o en la roza, ni siempre es facile compartir nuestra comida que compramos con el poco dinero que ganamos.   Dicen que cuando una persona de’ alguna cosa a comer al mendigo, la noticia se esparce rapido y de repente, uma fila se forma en el frente de su casa.   Cuanto mas rico, geralmente menos generoso.  Son los menos favorecidos que descubrem una manera de repartir su pan.  Vamos recordar el ejemplo de Lazaro en la puenta de Dives y lo que sucedio’ despues de la muerte de los dos.

Satisfacer las necesidades de las personas sin hogar, dar techo a quien no lo tiene,   Quantas veces en el interior o en los lugares mas pobres, siempre hay um espacio para recebir mas uno. Pero en la cuidad grande, tenemos miedo de abrir nuestras puertas para las personas desconocidas.  Pueden robarnos durante la noche.  Jesus hablo’ que las zorras tienen cavernas y las aves del cielo nidos, mas el Hijo del hombre no tiene donde recostar su cabeza.  Con tantos exiliados en el mundo actual, alguien debe hacer algun coisa  para tanta gente.   Quanto o Goberno en vivienda?  Vamos pedir mas atencion de nuestros representantes en el Congresso. 

Vestir al desnudo.  Por el hecho de que visto tamano 46 y mi camisa son XX. No puedo atender mucha gente a la puerta pediendo ayuda. Mas cuantos de nosotros tenemos ropa que nunca usamos, colgado en el armario?  O cuando hay un fuego o inundacion, hacemos reclamaciones si el goberno no hace mas, mientras hacemos muy poco o nada para ajudar alguien con grandes  necesidades, sin nada.    

En el mes que viene, continuaremos analisando las otras Obras Corporales de Misericordia. 

La Obras Corporales de Misericordia, no. 2

El mes pasado, tratamos de las primeras Obras Corporales de Misericordia, o sea, Dar de comer al hambriento, Satisfacer las necesidades de las personas sin hogar, dar techo a quien no lo tiene, y Vestir al desnudo.  Vamos ver las otras. 

Visitar a los Enfermos.   Talvez sea la obra mas facil a cumplir.  No cuesta dineiro.  Solamente um poco de nuestro tiempo para llevar una palabra de conforto o solidariedad.  Una visita pueda liberar una persona de la casa para salir y resolver otros asuntos o simplesmente descansar um poco mientres nosotros cuidamos um poco del enfermo.  Incluimos visitas a los hospitais, buscando las personas que nunca reciben visitas de sus parientes.  Esas personas son   solitarios, sin amparo.  Cuando fue la ultima vez que usted saco’ tiempo para confortar quien que tiene muy poco?

Visitar los encarcerados.   No es facil entrar en un carcel o prision.  As veces uno necesita un permiso especial. Mas es posible visitar a los miembros de un prisionero que frecuentamente luchan con gran dificuldad porque ganan poco.  Los hijos necesitan de una figura de un padre para su desarrollo  ecomocional. 

Enterrar os Mortos.   Se el gobierno civil de hoy cumple este deber social,  nuestra presencia en un enterro,  o passar na vigilia es una forma moderna de marcar presencia con las personas afligidas, muestrando nuestro afecto  con una presencia silenciosa que los familiares recordan. 

Dar Limosnas a los Pobres.  Dificilmente doy limosnas para un mendigo en la calle (nunca para ninos o muchachos) o alguien que toca el timbre de la casa.   Solamente porque alquien se dice  pobre no es suficiente para mi.  Pero grupos como Legion de Maria que visitan sus vecinos saben quien realmente se merece una ayuda.   Una amiga me dijo una vez que ni olor de comida hubo en una casa de una veija  viuda, tan frio su fogao.   Esta, si, ayudo y bastante.   En una sociedad que genera mendigos profissionales,  ee complicado saber quien debe reciber asistencia o no.   Si un cristiano va errar,  mejor errar dando una ayuda al falso que rechazar el Cristo pobre en su puerta.    En el evangelio de San Lucas,  hemos encontrado fragmentos que formenten nuestra participacion (3/11 e 11/41.)   San Tiago ironiza la persona que desea buena suerte pero nada haz para aliviar la situacion (cf. Tg 2/15-16).  Y San Juan contribuye su pensamiento sobre el asunto (Jo 3/17). La limosna hecha a los pobres (cf Tb 4, 5-11; Si 17, 22) es uno de los principales testimonios de la caridad fraterna; es’ también una práctica de justicia que agrada a Dios (cf Mt 6, 2-4).

El Catecismo de la Iglesia Catolica ensenanos que los bienes de la creacion san destinados a toda la raca humana.  El direcho de propriedad particular no abole la destinacion universal de los bienes (cf. 2452).   Una vez que usted no pude tomar nada consigo cuando aparece delante de Cristo nuestro juez,  no seria buenos tener algunas buenas obras en su equipage?