Por Ricardo Meek

El comentarista católico

Durante un cuarto de siglo, Caridades Católicas de la Diócesis de Baton Rouge, han proporcionado servicios de salud mental en toda la región, pero tal vez nunca ha sido tan complejo, como hoy en día, el satisfacer las necesidades de todos lo clientes. 

Los servicios han continuado ininterrumpidos durante toda la pandemia gracias a la creatividad e ingenio de CCDBR, superando los diferentes desafíos técnicos. En lugar de las tradicionales reuniones cara a cara, la inmensa mayoría de las sesiones se llevan a cabo a través de la telemedicina, una opción de video que cada vez se hace más popular.

“Para muchas personas ha sido un salvavidas, para las que ya contaban con nuestros servicios y querían continuar, y para las que han tenido dificultades debido al COVID-19 por causa del confinamiento o tal vez por que tienen problemas financieros por perdida de trabajo”, dijo Stephanie Sterling, directora del departamento de maternidad, adopciones y salud mental de Caridades Católicas.

Sterling dijo que la agencia también atiende a los clientes un día por semana en persona siguiendo los protocolos apropiados de distanciamiento social, la mascarilla y el control de la temperatura. °Esto ha sido bueno para los que no tienen acceso a medios electrónicos y no pueden realizar teleconferencias, o simplemente para los que no se sienten cómodos con el método de terapia por video” dijo Sterling, “Algunas personas quieren reuniones cara a cara”.

La telesalud permite que un médico con licencia se reúna con el cliente a través de una plataforma compatible con HIPA, ya sea a través de un teléfono inteligente o una computadora. Una vez programada la cita, se envía al cliente una invitación por correo electrónico y, a la hora programada, el cliente hace click en el enlace.

“A algunas personas les gusta porque tienen problemas de transporte o viven en áreas geográficamente aisladas” dijo Sterling. ° Ellos antes no tenían acceso a trabajadores sociales ni a terapistas con licencia, esto es algo realmente positivo para los que viven en las áreas rurales de la Diócesis.

El terapista Alfred Robelot, quien estaba escéptico, dijo que la video conferencia está funcionando mejor de lo previsto. “Una vez que conoces bien a la persona, especialmente si la has visto antes, es sorprendente lo que se puede avanzar”, “vale la pena para el cliente”. Pero esto no viene sin inconvenientes, dijo Robelot, y agregó que conectarse con los clientes agrega otra dificultad. Dijo que el contacto visual no es tan claro y no puede ver gran parte del lenguaje corporal del cliente, especialmente si “el teléfono celular está mirando hacia el techo”. “el cliente tiene una experiencia de calidad inferior” dijo. Sin embargo, enfatizó que la terapia es tan importante ahora como lo era antes de la pandemia. Dijo que la mayoría de las personas van a terapia porque están lidiando con los resultados del drama infantil, lo que afecta la relación con los demás y su salud (ansiedad, depresión).

Robelot dijo que sus clientes están reaccionando a la pandemia de diversas maneras, desde los que la aceptan hasta los que experimentan dificultades. “Afecta a las personas de diferentes maneras”, dijo.
“a algunos nos les afecta”. Sterling dijo que la cantidad de clientes se ha reducido sorprendentemente en casi un tercio de lo normal. “Lo único que puedo pensar es que la gente no es consciente de que continuaos brindando el servicio”, dijo Sterling.

Ella cree que las personas están luchando mentalmente durante la pandemia, pagando el costo del autoaislamiento. Dijo que las familias podrían estar pasando por apuros ya que los niños están tomando clases en línea, los padres probablemente están trabajando desde sus casas, o se han visto afectados económicamente debido a un cambio en el estado laboral. “Sabemos que el abuso y la negligencia doméstica y de menores aumenta durante y después de un desastre o algún tipo de evento traumático”, dijo Sterling. “la preocupación es que con los niños que no están en la escuela, las personas que normalmente hubieran informado de abuso o negligencia no pueden hacerlo, ya que no pueden interactuar ni ver a los niños.

Sterling dijo que la agencia ha realizado varias presentaciones en la comunidad, brindando consejos sobre cómo afrontar el COVID-19 y el cuidado personal. “la mayoría de la gente pasará por un evento traumático y aprenderá y crecerá a partir de él, pero hay algunos que no lo harán y necesitaran buscar la ayuda profesional”, dijo. “Si las personas tienen alguna herramienta que los pueda ayudar cuando atraviesan algún tipo de evento traumático, lo más probable es que crezcan, aprendan a recuperarse frente a la adversidad”. Sterling enfatizó que los servicios de salud mental de la agencia están disponibles para el público y no son solamente para ayudar con lo relacionado al COVID. Se aceptan seguros privados y el Medicaid. Para aquellos que no tengan seguro, pueden pagar una cuota reducida. La ayuda está disponible para parejas, individuos y familias. Llame al 225-336-8707 para obtener más información y poder programar una cita con uno de los cuatro médicos que están atendiendo a los clientes en la oficina.

SOBRELLEVAR EL ESTRÉS

Desarrollar estructura y rutina

Cree un espacio de trabajo que esté separado del espacio familiar

Establecer limites en torno a los horarios de trabajo

Pase tiempo al aire libre

Encuentre formas de conectarse con otros

Crear un horario para actividades del cuidado personal

Tómese un descanso de los noticieros

Pida ayuda si se siente abrumado